Blogia

Evelyn perez

LAS DROGAS

LAS DROGAS

1. ¿Cómo se pueden definir las drogas? Brinde un concepto personal sobre el tema

"Según la (O.M.S.) el nombre de droga resulta aplicable a toda sustancia terapéutica o no, que introducida en el cuerpo por cualquiera de los mecanismos clásicos (inhalación, ingestión, fricción, administración parenteral, endovenosa) de administración es capaz de actuar sobre el sistema nervioso central del individuo hasta provocar en él una alteración física o intelectual, la experimentación de nuevas sensaciones o la modificación de su estado psíquico. Esa modificación predispone a una reiteración continuada en el uso del producto. (Francesc Freixa Santfeliu - El Fenómeno Droga, pág. 4., Col. 3)

 

2. ¿Cuántos grupos de drogas existen? ¿Por qué?

"Naturalmente al hablar de las drogas nadie o casi nadie piensa en las drogas institucionalizadas, en las integradas en las pautas de comportamiento de la sociedad, porque gozan del respaldo de la tradición histórico-cultural y porque su producción, venta y consumo no están penalizados. Nadie parece referirse al alcohol, al tabaco o al café, por ejemplo, productos todos ellos de uso común, aunque sean capaces de crear más o menos graves toxicomanías". (Francesc Freixa Santfeliu - El Fenómeno Droga, pág. 4., Col. 3)

  GRUPO A GRUPO B
Drogas legalesDrogas ilegales
Drogas ligerasDrogas duras (pesadas)
Drogas menos peligrosasDrogas más peligrosas

Aunque es aceptada ¿Es correcta esta forma de agrupar las drogas? ¿Por qué? 

"La mayor o menor peligrosidad de las drogas es algo difícilmente cuantificable. Desde una perspectiva médica estricta no cabrían ambigüedades: Toda droga resulta nociva para la salud del hombre. El problema se enturbia más y se enmascara, se transforma en un rompecabezas en el que no caben los dogmatismos. Cada juicio sobre la bondad o maldad de cada droga exige un matizado ejercicio de análisis de los aspectos personales, sociales y culturales que caracterizan a su propio consumo... Hoy los tradicionales y legales alcohol, tabaco, fármacos y cafeicos comparten su, hasta hace pocos años, indiscutible reinado con hachís, la coca, los opiáceos, la marihuana y los demás alucinógenos" (El Fenómeno Droga, pág. 5., Col. 2) 

3. ¿Qué forma de agrupación resultaría más correcta? ¿Hasta qué punto?

"Según la (O.M.S.) las drogas más peligrosas serían por orden decreciente: Las que crean dependencia física, las que crean dependencia con mayor rapidez, y las que poseen mayor toxicidad. Y las menos peligrosas (sobreentendiendo que todas lo son) las que sólo crean dependencia psico-social, las que crean dependencia con menor rapidez, y las que poseen menor toxicidad". (El Manual Merk, pág. 1726)

Trata de identificar cuáles son las drogas de consumo legal o tradicional, las de consumo ilegal, y cuáles son las más destructivas:

La comidaOpioTabacoBarbitúricos
AnfetaminasClorhidrato de cocaínaMorfinaHachís
El Té de TéAnorexígenosCaféMarihuana
HeroínaPegamentosLSD Whisky
El mateBebidas alcohólicasEl CrackLos fármacos

 

II- INFORMACIÓN HISTÓRICA SOBRE EL TEMA

4. ¿Las drogas son sólo un problema de hoy? ¿A qué tiempos se remonta? 

Génesis 9:20-22
“Después comenzó Noé a labrar la tierra, y plantó una viña; y bebió del vino, y se embriagó, y estaba descubierto en medio de su tienda. Y Cam, padre de Canaán, vio la desnudez de su padre, y lo dijo a sus dos hermanos que estaban afuera.”

"La historia del consumo de productos tóxicos por el hombre se remonta a épocas perdidas en la niebla del pasado... La cannabis, mas conocida como Marihuana, era ya considerada una planta sagrada en la India mil años antes de Cristo, y la utilización del Opio tiene una larguísima tradición entre los Asiáticos. En las Américas los indios utilizaban ciertos cactus, como el Peyote Mexicano, para conseguir efectos nauseabundos y experimentar visiones místicas. En América del sur las hojas de coca vegetal que después de ser sometido a un proceso de laboratorio se transforma en cocaína, eran utilizadas hace mucho por los Incas, y hasta por los indígenas que habitaban el territorio Brasileño del Amazonas". (Azenilto G. Brilto - El Desafío de las Drogas, pág. 27)

"El relato bíblico menciona ya el consumo y los efectos de la más universal de las drogas: El Alcohol. El patriarca Noé embriagado y su hijo Cam burlándose fueron los protagonistas.... Según la tradición, los egipcios fueron "los inventores" de la cerveza, entre otras bebidas fermentadas. A partir de entonces, su uso se extendería después a Europa (El Fenómeno Drogas, pág. 10)

5. ¿Qué factores están implicados detrás del consumo de drogas?

a) Culturales: Por su relación con la historia y la geografía del lugar.

b) Religiosos: Por ser usada en muchos casos como medio de experiencia mística.

c) Económicos: Por los beneficios que le reportan al traficante (en el caso de las drogas ilegales) o al negociante (si se trata de drogas legales o tradicionales). En algunos países como Jamaica las drogas son empleadas como medio de protesta (aunque es un medio equivocado) frente a la represión económica y el colonialismo en este caso Británico.

d) Sociales: La búsqueda de nuevas experiencias, los problemas afectivos, las crisis familiares, el deseo de escapar al control social, la marginación y la presión que ejercen ciertos mercados.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

¿Cómo vencer mis depresiones?

¿Cómo vencer mis depresiones?

La depresión parece ser la enfermedad de moda hoy. Y parece que no está claro, desde el punto de vista médico, cuáles son sus causas. ¿Qué resortes escondidos gatillan las depresiones? ¿Qué puede hacer que los jóvenes creyentes las sufran?

En los jóvenes las depresiones suelen ser causadas porque se sienten permanentemente en deuda. Quiero decir, sientes que no estás a la altura de lo que los demás esperan de ti. Entonces te "bajoneas". Quisieras ser admirado, pero en cambio, te sientes menospreciado. Te parece que nadie te valora, que nadie reconoce el tesoro que eres tú, o que tienes dentro de ti.

Otras causas de depresión suelen ser la pérdida de algún ser amado, o el hecho de provenir de familias desajustadas. Esto es muy común. La depresión puede llegar a un extremo nocivo para el joven cuando llega a pensar que todo cuanto haga para superar sus problemas será inútil, que no hay esperanza de un mañana mejor.

Bueno, tú sabes que eso no es así. Los que amamos al Señor Jesucristo siempre tenemos  esperanza de un mañana mejor. El problema que enfrentas hoy no es más importante que tu vida. Nada que te suceda, por oscuro que lo veas, es más importante que tu vida, la cual está en las manos del Señor. Al contrario, aquello aparentemente malo que te sucede ayudará para que veas la mano de Dios socorriéndote. Los tremendos muros que a veces se alzan delante de ti, y que no te permiten avanzar, y que te deprimen tal vez ya no estén mañana. Y si están, el Señor te dará la fuerza para saltarlos.

La mejor solución es el amor

Creo que la mejor solución para la depresión es el amor: el amor de Cristo y el amor de los hermanos en la iglesia. Puede que no tengas una familia muy ordenada, pero tienes al Señor; puede que no tengas hermanos en tu casa con quienes compartir tus tristezas, pero tienes hermanos en la iglesia que podrán hacerlo. Una persona que se sabe amada tal como es, difícilmente caerá en la depresión.

En la casa de Dios experimentamos el amor del Padre, de su amado Hijo, y de nuestros muchos hermanos. En la casa de Dios el amor no es un eslogan, ni una receta psicológica, sino un pan que se come todos los días.

Algunas consejos prácticos

Sin embargo, en el terreno práctico, hay algunas cosas que debes considerar: Las depresiones suelen producirse porque te has propuesto metas muy altas, a las cuales no has podido llegar pese a tus esfuerzos. Pues bien, tal vez no sea el momento de proponerte esas metas. Te falta madurez hoy, pero mañana podrás lograrlo. Por lo pronto, fíjate metas más realistas. Nadie sube una montaña de una sola vez. Paso tras paso, lenta pero sostenidamente, tú puedes alcanzar las más altas cimas. Muchos de los fracasos de hoy son una preparación para los triunfos del mañana.

La Escritura dice: "Todo lo que te viniere a la mano para hacer, hazlo según tus fuerzas" (Eclesiastés 9:10). Tienes que ver cuáles son tus fuerzas, y no pretender más de lo que puedes hacer por ahora. También enseña la Palabra que no todos hemos recibido cinco talentos, algunos tenemos dos, o uno. Tal vez tú no hayas recibido cinco talentos. Si es así, Dios no te va a pedir cuenta por cinco, sino por los dos que recibiste. Es mejor ser fiel en lo poco que ser infiel en lo mucho.

Otra cosa importante es que tú busques la forma de servir a otros. El Señor enseñó que más bienaventurado era dar que recibir. (Hch. 20:35). Cuando tú das algo, recibes mucho más a cambio: la satisfacción, el gozo de ver que pudiste bendecir a otra persona. Dios se encargará de que tú seas suplido también en tus propias necesidades. En el acto de bendecir está la clave de tu propia bendición; en el acto de dar está la clave de tu propia abundancia.

El Señor dijo: "Y como queréis que hagan los hombres con vosotros, así también haced vosotros con ellos." (Lc. 6:31). Esto significa que, antes que esperar que nos hagan el bien, nosotros hemos de adelantarnos a hacerlo. Lo que quisiéramos recibir, démoslo antes, y el Señor se encargará de que nosotros también lo tengamos.

Algunas veces puede suceder que el problema radique en que hemos cometido alguna falta más o menos grave, y no nos atrevemos a confesarlo. Entonces, se pone un peso en el corazón, y la carga se va haciendo cada vez más grande. Sentimos que Dios no nos va a perdonar, o que la persona a quien hemos ofendido (si es así el caso) tampoco. ¡Qué dilema! Y mientras tanto, nos vamos hundiendo.

¿Qué haremos? Simplemente, ¡confesar! Confesaremos a Dios, y nos acogeremos al poder de la preciosa sangre de Jesucristo. Pediremos fuerzas al Señor, y luego confesaremos a la persona afectada.

Estos son pasos necesarios que hay que dar para conservar la paz en el corazón, y para que las vías de comunión con Dios estén despejadas.

La depresión es una red que el diablo teje en torno a las personas (a veces ayudado por una tendencia natural a la melancolía), pero que el hijo de Dios puede romper gracias a la vida de Cristo que opera en él, y a la vida del Cuerpo, que es la iglesia.

Que el Señor bendiga a todos los jóvenes creyentes, y les dé la gracia de experimentar el poder sanador de su precioso Nombre.

¿Por qué tengo que ir al colegio?

¿Por qué tengo que ir al colegio?

Aunque los cristianos no somos del mundo, estamos en el mundo. La vida humana plantea ciertas demandas a todos los miembros de una sociedad. Y una de esas demandas es la educación.

El colegio representa la cultura; más exactamente, representa el traspaso de la cultura de la generación anterior a la generación siguiente.

Los jóvenes cristianos no pueden descuidar esta responsabilidad. El mundo en el que nos movemos es un mundo altamente tecnologizado; es un mundo donde la educación y las ciencias han alcanzado altos niveles. Es preciso que aún los hijos de Dios, y especialmente los que quieren servir a Cristo, echen mano de la educación como una herramienta necesaria. Es, por supuesto, imprescindible para efectos laborales. Y lo es más para la adquisición de ciertas destrezas básicas en el ámbito del razonamiento.

El razonamiento humano tiene dos grandes áreas: el razonamiento verbal, o sea, el de la comunicación, y el razonamiento matemático, para el desarrollo de un pensamiento riguroso. Los jóvenes cristianos también tienen que alcanzar el dominio de las destrezas básicas, en cuanto al razonamiento verbal (comunicación), y en cuanto al razonamiento matemático.

Nosotros tenemos que ver que, en esta época, si a una persona le van a entregar un mensaje de parte de Dios, y el predicador tiene algún problema más o menos grueso con el lenguaje, entonces la atención del oyente se centrará, no en el mensaje que está oyendo, sino en los errores que comete el predicador. Y eso desvirtúa la comunicación, y hace que se menosprecie el mensaje que se está entregando.

Por eso, es preciso que ustedes, jóvenes cristianos, no menosprecien la escuela, porque ella desarrolla estas habilidades básicas.

Esta es la mayor utilidad de la educación. Y en este sentido, nosotros tenemos necesidad de ella. Sin embargo, también diremos algunas cosas para quitarle el alto perfil -excesivo, en algunos casos-, que ella tiene, para que nadie se gloríe en lo que no conviene.   

De manera que, cuando nosotros preguntamos cuál es el valor que tiene la educación, tenemos que decir: el valor de la educación tiene que ver con el desarrollo del razonamiento (y con la parte laboral); pero también tenemos que decir que presenta algunos problemas.

Los problemas que suele traer la educación

La educación, o mejor dicho, cierto tipo de educación, y los excesos de ella, hacen que el hombre se sienta engreído, como dueño del mundo, y se olvide de Dios. En el siglo XVIII se pensaba que el hombre educado era capaz de responder a todas las preguntas, y que la educación era capaz de resolver todos los problemas del hombre. Aquella era la época que se conoce como "La Ilustración", o de la "Filosofía racionalista".

Se pensó que la educación era la solución a todos los problemas. Sin embargo, después -siglo XIX y siglo XX- los hechos han demostrado que la educación no es la solución a los problemas más profundos del hombre. Cuando se alcanzó el mayor grado de desarrollo cultural, se produjeron dos guerras mundiales, con millones de muertos. El hombre no fue capaz de dominarse a sí mismo, de dominar su odio, su falta de criterio y de amor. Eso no lo ha podido solucionar con la mayor educación, hasta el día de hoy.

En este mismo momento tenemos que, en los sectores más altamente desarrollados en materia de educación en el mundo, es donde abunda la mayor inmoralidad, la corrupción, maldad y depravación. Allí las gentes no quieren saber nada de Dios.

La educación vuelve al hombre confiado en sí mismo, vanidoso y presumido. Si usted quiere conocer a algunos de los hombres más llenos de sí mismos y vanagloriosos, vaya a los Centros de Estudios, a sus grandes lumbreras. Bajo un manto de humildad, y de amplitud de criterio, se suelen esconder los más fieros defensores de "su propia verdad".

Sin embargo, ellos son muy pobres. Ellos están muy necesitados; ellos están en una terrible bancarrota espiritual.

Cuando uno mira a un hombre altamente educado, uno se da cuenta que tiene en sí mismo una terrible contradicción. Es grande en un aspecto, pero es terriblemente pequeño en otro. Por lo tanto, la educación no debe deslumbrar a los jóvenes cristianos. No debe envanecerlos.

Les hemos dicho a nuestros jóvenes hermanos: "Ustedes no tienen que esforzarse por llegar a ser los mejores doctores, los mejores ingenieros, los mejores profesores, los mejores enfermeros, porque para alcanzar eso tendrán que invertir toda su vida, y al final, llegarán a la conclusión, cuando sumen y resten, de que el resultado fue muy pobre."

¡Qué tristeza da al saber que muchos sabios en el mundo pasaron toda su vida estudiando una cosa menuda, tal vez una cierta especie de ave, de insecto, etc., y que para ello tuvieron que invertir toda su vida! Ellos hicieron de esa actividad el objeto de su vivir. ¿Valía la pena? Salvo algunas excepciones, casi nunca valió la pena. La vida humana tiene más altas metas y más nobles causas en qué    invertirse.

"El mundo, en su sabiduría, no conoció a Dios"
-  dice Pablo en 1ª Corintios. Fue necesario salvar al mundo con la locura de la predicación. Dice en 1ª Corintios 3:18-20: "Nadie se engañe a sí mismo; si alguno entre vosotros se cree sabio en este siglo, hágase ignorante, para que llegue a ser sabio. Porque la sabiduría de este mundo es insensatez para con Dios; pues escrito está: El prende a los sabios en la astucia de ellos. Y otra vez: El Señor conoce el pensamiento de los sabios, que son vanos."

Los jóvenes creyentes suelen enfrentar una seria oposición en las Universidades. Allí el racionalismo en muy fuerte, y ellos pueden fácilmente verse envueltos en sus redes. Esto, especialmente cuando estudian teorías antropológicas, filosóficas, o sicológicas, en las cuales se quiere demostrar algo absolutamente contrario a la fe.   

¿Creen ustedes que al Señor le costaría mucho enredar a los hombres en su sabiduría, (como dice: "Él prende a los sabios en la astucia de ellos"), para que en su sabiduría se vuelvan necios, porque se han vuelto vanidosos, engreídos, para que no puedan tener acceso a los profundos misterios de Dios? Ellos confían ciegamente en sus capacidades intelectuales y se olvidan de Dios.
SeMaNa SiN sEnTiDo~ xDD (1rA pArTe)


Los grandes descubrimientos de Darwin, y otros, son grandes motivos de orgullo del hombre educado, del antropólogo, especialmente. Pero ¿saben? Ellos están enredados en su propia astucia. Ellos se basan en un fundamento inseguro, totalmente relativo e inestable. Un fundamento que es humano y no divino.

De tal manera que nosotros no nos deslumbramos cuando los cálculos que hacen los  científicos no coinciden exactamente con la Palabra de Dios. Algunos de nosotros hemos tenido la oportunidad de introducirnos un poco en este conocimiento; sin embargo, al salir de allí hemos salido tristes por la vanidad del hombre, pero a la vez fortalecidos, al comprobar que la verdadera sabiduría es la sabiduría que Dios le revela a los niños y a los pequeños. Y a los sabios y a los entendidos él los prende en su propia astucia, los enreda en sus razonamientos, de tal manera que ellos no pueden conocer a Dios.

Así que, por un lado, estimados jóvenes, es necesario educarse, por causa de que la educación entrega ciertas destrezas, y permite alcanzar ciertas habilidades necesarias para el desenvolvimiento en la vida de este siglo; sin embargo, tengamos en cuenta que la sabiduría humana es necedad delante de Dios, y que un hombre que se gloría en la sabiduría humana nunca va a conocer verdaderamente a Dios.

¿Cuál es el valor que tiene la educación? Tiene un valor relativo; educarse es una necesidad, pero nosotros no hacemos de eso un motivo de gloriarnos ni de envanecernos. Antes bien, declaramos que nuestra gloria y sabiduría es el Señor Jesucristo, "en quien están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento". (Col.2:3).

¿Como puedo ser perdonado y saber que soy personado?

¿Como puedo ser perdonado y saber que soy personado?

 




Photo copyrighted. Courtesy of Eden Communications.
"Perdona y olvida" así dice el dicho. ¿Pero es así de simple? Un joven a quien lo dejo su novia dice, "Ella verdaderamente hirió mis sentimientos. ¿Como puedo perdonarla por lo que me hizo?" Una joven a quien su padre la abuso sexualmente por varios anos pregunta, "¿Porqué debo perdonarle lo que me hizo?" El traficante de drogas que quiere cambiar su vida se pregunta, "¿Me perdonará Dios realmente todo lo que he hecho?" ¿Como perdonamos a los que nos han herido? ¿Como aceptamos el perdón de Dios?

La verdadera necesidad de ser perdonado

Dios odia el pecado y no puede tolerar ver como es de horrible. Por lo tanto, pecados que no hemos confesado nos separan de Dios y dañan nuestra relación con El.

 

    "Seguramente la mano del Señor no es muy corta para salvar, ni su odio es sordo para oír, pero tus iniquidades te han separado de tu Dios; tus pecados han hecho que El oculte su rostro de ti para no oír." (Isaías 59:1-2)

     

El no perdonar a otros nos separa de Dios, pero también rompe nuestras relaciones con otras personas.

 

    "El que cubre una ofensa promueve el amor, pero el que la divulga, aparta al amigo." (Proverbios 17:9)

     

Los Requisitos del Perdón

Porque Dios odia el pecado, el precio del perdón es alto. Las escrituras dan los siguientes requisitos para el perdón:

 

  • Sacrificio. Hebreos 9:22 dice que "sin el derrame de sangre, no hay perdón." En el Antiguo Testamento, el sacrificio de un cordero sin mancha era requerido para satisfacer la ira de Dios. Jesús, el hijo sin pecado de Dios, murió en la cruz y se convirtió en el sacrificio final del pecado. Jesús compró nuestro perdón cuando murió en la cruz.

     

      "Porque Cristo murió una sola vez por los pecados, el justo por los injustos para llevarnos a Dios." (1 Pedro 3:18a)

      "En El tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia." (Efesios 1:7)

       

  • Perdonando a otros. Otro requisito para el perdón de nuestros pecados es que perdonemos a otros. 1 Corintios 13:5 dice que el amor verdadero no guarda rencor." Recuerda que Proverbios 17:9 dice que un amigo verdadero nos perdonara. Dios también requiere que perdonemos a otros para recibir Su perdón.

     

      "Porque si perdonas a los hombres sus ofensas, tu padre celestial también te perdonara. Pero si no perdonas a los hombres sus ofensas, tampoco tu padre te perdonara tus pecados." (Mateo 6:14,15)

      "Sean amables y misericordiosos, perdonándose unos a otros, así como Dios también les perdonó a ustedes en Cristo." (Efesios 4:32)

       

  • Confesión del Pecado. Debemos de admitir nuestros pecados a Dios si queremos que nuestra relación con el sea restaurada completamente. Volviendo a examinar nuestra necesidad por el perdón, vemos que los pecados que no hemos confesado nos separan de Dios. Confesión es la manera de restaurar nuestra relación con nuestro Señor, recuerda que es para nuestro propio beneficio que confesamos nuestros pecados para volver al Señor porque El es fiel aun cuando nosotros no somos fieles. (2 Timoteo 2:13).

     

      "Si confesamos nuestros pecados, El es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad." (1 Juan 1:9)

       

  • Arrepentimiento. Nosotros debemos decidir que queremos cambiar, para rechazar nuestros pecados.

     

      "Por tanto así dijo el Señor, Si te arrepientes, yo te cambiare para que puedas servirme.'" (Jeremías 15:19a)

       

Los Resultados del Perdón.

La Biblia promete los siguientes beneficios del perdón de Dios:

 

  • Felicidad. Cuando conocemos el perdón de Dios, somos bendecidos (felices).

     

      "Bienaventurado aquel cuyo traspaso ha sido perdonado, y su pecado cubierto. Bienaventurado es el hombre a quien el Señor no culpa de iniquidad, y en cuyo espirito no hay engaño." (Salmo 32:1,2)

       

  • Dios escoge no mantener nuestros pecados en contra de nosotros. Otro resultado del perdón de Dios es que el no guarda notas de nuestros pecados, no los mantiene en contra de nosotros. Porque la sangre de Cristo cubrió nuestros pecados, Dios escoge olvidarse de ellos.

     

      "Yo, yo soy el que borro tus rebeliones, por amor de mi mismo, y no me acordare de tus pecados." (Isaías 43:25)

       

  • Dios elimina nuestros pecados. "Es posible que nuestro Señor nos mire sin ver nuestro pecado porque cuando nos perdono, E alejó nuestras rebeliones así como esta de lejos el este del oeste." (Salmo 103:12)

     

  • Nos podemos perdonar. Cuando hemos sido perdonados, nos podemos perdonar y seguir con nuestras vidas.

     

      "Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que esta delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús." (Filipenses 3:13,14)

¿Cómo distingo qué es bueno y qué es malo?

¿Cómo distingo qué es bueno y qué es malo?

Cuál es la voluntad de Dios para su vida? Muchos estudiantes desean hacer la voluntad de Dios, pero fracasan porque no saben cuál es la voluntad de Dios. Los siguientes son algunos principios de la Palabra de dios que le ayudarán para discernir cuál es la voluntad de Dios para su vida.

 Student. Photo copyrighted.

  1. ¿Es útil?

    La primera parte de 1 Corintios 6:12 (RV) nos dice, "Todas las cosas me son lícitas, mas no todas convienen (útiles)... " ¿Es útil para mí? ¿Me ayudará esto a ser mejor Cristiano, un amigo mejor, una hermana o hermano mejor?

    La segunda clave para distinguir lo que es bueno y lo que es malo también se encuentra en este pasaje.

  2. ¿Seré dominado por esto?

    1 Corintios 6:12 continúa diciendo, "Todas las cosas me son lícitas, mas no todas convienen (útiles); todas las cosas me son lícitas, mas yo no me dejaré dominar de ninguna." ¿Esto me esclaviza? Piense en algunas cosas que envician; por ejemplo... los cigarrillos, alcohol, TV, pornografía, y cosas así.

  3. ¿Hará a otra persona tropezar?

    1 Corintios 8:7-13 da la tercera clave para distinguir lo bueno de lo malo. En este pasaje, el principio es no hacer cosas que hagan a otra persona tropezar. El apóstol Pablo tuvo una fe fuerte; él conoció que había un solo Dios. Él sabía que Dios le había dado libertad para comer ciertas carnes, pero si hacía a otros caer, él no comería la carne.

    Oí a un amigo una vez contar esta historia asombrosa:

    "Recuerdo claramente la primera vez bebí una cerveza después de ser cristiano. Tenía 25 años de edad y trabajaba con escuelas secundarias. No había bebido nada en cuatro de años y una tarde mi compañero de cuarto, quien era también mi director con el grupo de la iglesia con la que trabajaba, tenía un cuarto de cerveza y me ofreció un pocos. Acababa de correr un cuarto de milla y estaba muy sediento. Tomé un trago de la botella de cerveza y me supo terrible. Rápidamente conseguí un poco de agua y traté de quitarme el mal sabor de la boca. El lunes estaba en la escuela para el almuerzo. Una pareja de estudiantes que estaban en mi grupo vinieron y me contaron de uno de nuestros amigos que se había emborrachado el fin de semana pasado. Ellos fueron donde mi para contarme que este tipo vino a mi casa el jueves y estaba a punto de tocar la puerta cuando miró adentro y me vio con una botella de cerveza en la mano.

    La primera vez que bebía un poco (que supo asqueroso) en cuatro años e hice tropezar a este estudiante. ¡Qué buena lección para mí! Aunque el gobierno dice que soy lo suficientemente viejo para beber en moderación, no lo haré, porque puede y ha ocasionado que mi hermano tropiece."

    Como estudiante, usted probablemente ni siquiera tiene la edad suficiente para tomar legalmente, pero ¿puede usted pensar en cualquier otra situación donde podría hacer tropezar a alguien espiritualmente?

  4. ¿Glorifica Dios?

    1 Corintios 10:31 nos dice, "Si, pues, coméis o bebéis o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios." ¿ Puede glorificar esta actividad a Dios en alguna manera?

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

¿Cómo puedo estar seguro en mi Salvación?

¿Cómo puedo estar seguro en mi Salvación?

Muchas personas luchan con dudas acerca de su salvación. Si tu estás pasando por esta pelea, aquí hay algunas preguntas que puedes hacerte a ti mismo para ayudarte a tener la certeza que necesitas acerca de tu relación con Dios.

 

Photo copyrighted. Provided by Eden Communications.

1. ¿He creído que Jesucristo es el sustituto de mis pecados y lo he recibido como mi salvador personal?
La Biblia dice que este es el único requisito para la salvación.

 "Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios." (Juan 1:12)

¿Confías más en tus sentimientos que en la Palabra de Dios, para tener la seguridad de salvación?
La Biblia dice:

 "El que tiene el Hijo tiene la vida, pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él." (Juan 3:36)  "De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al queme envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida." (Juan 5:24)

     

Basas tu salvación en lo que tú haces para Dios en vez de lo que Dios hace para ti?
La Biblia dice que no podemos hacer nada para ganar nuestra salvación. Dios, por gracia, hizo todo lo que necesita hacerse.

 "nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia." (Tito 3:5 a)  "Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe." (Efesios 2:8-9)

     

¡La Biblia dice que podemos saber que tenemos vida eterna con certeza si hemos creído en Jesus como nuestro Salvador!

"Y este es el testimonio: que Dios nos ha dado vida eterna; y esta vida está en su Hijo. El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida. Estas cosas os he escrito para que sepáis que tenéis vida eterna, y para que creáis en el nombre del Hijo de Dios." (1 Juan 5:11-13).

 

Photo copyrighted.

Evidencias de la vida cristiana

El único requisito para la salvación es creer en Jesucristo como el Hijo de Dios quien murió como sustituto por nuestros pecados. Las siguientes no son pruebas de nuestra fe, porque no podemos ser lo suficientemente buenos para merecer la salvación de Dios. Podemos animarnos de que tenemos vida eterna porque Dios lo dice, porque están sucediendo cambios en nuestras vidas, porque queremos compartir acerca de Cristo con otros, y porque deseamos vivir vidas que sean agradables a Dios.

 

  1. Sabemos que tenemos vida eterna porque Dios dice.
    La Palabra de Dios dice que tenemos vida eterna si hemos recibido a Cristo como nuestro Salvador.

     

      "Estas cosas os he escrito para que sepáis que tenéis vida eterna, y para que creáis en el nombre del Hijo de Dios." (1 Juan 5:13)

       

  2. Sabemos que tenemos vida eterna porque están sucediendo cambios en nuestras vidas desde que nos hicimos cristianos.

     

      "De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es, las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas." (2 Corintios 5:17)

       

    Pueden ser cambios pequeños. Al principio pueden no ser notados por los demás. Pero este versículo nos dice que nos volvemos una nueva persona cuando aceptamos a Cristo y que es inevitable que haya cambios en nuestra vida.

     

  3. Sabemos que tenemos vida eterna porque queremos compartir acerca de Cristo con otros.

     

      "Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego." (Romanos 1:16)

       

  4. Sabemos que tenemos vida eterna porque queremos vivir vidas santas.

     

      "Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres, enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente...(Tito 2:11-12)

¿Cómo reconocer el amor verdadero?

¿Cómo reconocer el amor verdadero?

Para conocer las características del amor verdadero, vamos a ver la diferencia entre lo que es la pasión y el amor. Entre lo que es el amor carnal y el amor espiritual.

La pasión.
La llama de un deseo pasajero

Jueces 14. Desde el cap. 13 en adelante se nos habla de Sansón, uno de los jueces de Israel, conocido por su fortaleza física, por su gran vigor.

Episodio Nº 1: "Amor a primera vista"

Dice en 14:1: "Descendió Sansón a Timnat, y vio en Timnat a una mujer de las hijas de los filisteos. Y subió, y lo declaró a su padre y a su madre diciendo: Yo he visto en Timnat una mujer de las hijas de los filisteos; os ruego que me la toméis por mujer. Y su padre y su madre le dijeron: ¿No hay mujer entre las hijas de tus hermanos, ni en todo nuestro pueblo, para que vayas tú a tomar mujer de los filisteos incircuncisos? Y Sansón respondió a su padre: Tómame ésta por mujer, porque ella me agrada." (La Biblia de Jerusalén traduce así esta última frase: "porque esa es la que me gusta".) El verso 5 dice que Sansón descendió con su padre y su madre a Timnat.

Aquí tenemos a un hombre que se enamora como decimos comúnmente "a primera vista" de una mujer. Ella era filistea, es decir, pertenecía a un pueblo pagano. Los padres de Sansón intentaron disuadirlo, pero no lo lograron. Él insistió: "Esa es la que me gusta." Sus padres no tuvieron la suficiente fuerza como para resistir la decisión de Sansón. Finalmente, ocurrió que Sansón se casó con esta mujer.

Sin embargo, la relación terminó tristemente, por causa de que Sansón se sintió burlado, al plantear un enigma en el banquete de bodas, que fue respondido por los invitados. Entonces él mató a unas personas para cumplir con la apuesta, y se fue "encendido en enojo" (v.19) a la casa de su padre. "Y la mujer de Sansón fue dada al compañero , al cual él había tratado como su amigo." (v.20).

¿Qué tenemos aquí? Un enamoramiento inmediato y fugaz. Una mujer que "entra" por los ojos de Sansón, y que lo cautiva. Luego él fuerza la voluntad paterna, transgrede las leyes del Señor al tomar una mujer extranjera, y termina en un fracaso terrible, en una tremenda desilusión. Incluso, con el homicidio de varias personas.

Episodio Nº 2 "La pasión de un momento"

Pero, sigamos. Capítulo 16. "Fue Sansón a Gaza y vio allí a una mujer ramera, y se llegó a ella" (Es decir, "tuvo relaciones sexuales con ella"). Y fue dicho a los de Gaza: Sansón ha venido acá. Y lo rodearon, y acecharon toda a aquella noche a la puerta de la ciudad (porque todos los enemigos de Sansón querían capturarlo); y estuvieron callados toda aquella noche (mientras Sansón estaba con la mujer), diciendo: Hasta la luz de la mañana; entonces lo mataremos. Mas Sansón durmió hasta la medianoche; y a la medianoche se levantó, y tomando las puertas de la ciudad con sus dos pilares y su cerrojo, se las echó al hombro, y se fue y las subió a la cumbre del monte que está delante de Hebrón." (vv.1-3)

Sansón juega con su fuerza. Se burla de sus enemigos. Coquetea con la mujer. Y cae luego bajo sus seducciones. Llevamos dos mujeres en la vida de Sansón, en un corto tiempo.

Episodio Nº 3: "En las redes de una mujer astuta"

Vers.4.: "Después de esto aconteció que se enamoró de una mujer en el valle de Sorec, la cual se llamaba Dalila."

Sansón y Dalila. Todo el mundo sabe de esta pareja. Ella ha dado tema para películas, libros, canciones y para muchas historias. Ella también era filistea. Y Sansón se enamoró de ella. Dice la Escritura que esta mujer en realidad no sentía nada por él; al contrario, ella fue usada por los enemigos de Sansón para tratar de obtener información acerca de dónde provenía su fuerza descomunal, y cómo podrían derrotarle.

Desde el principio, Dalila comenzó a importunarle, diciéndole: "Yo te ruego que me declares en qué consiste tu gran fuerza, y cómo podrás ser atado para ser dominado." Sansón contestó varias cosas, ellos hicieron varios intentos por cazarlo, pero dice en el v. 16: "Y aconteció que, presionándole ella cada día con sus palabras e importunándole, su alma fue reducida a mortal angustia. Le descubrió, pues todo su corazón, y le dijo: "Nunca a mi cabeza llegó navaja; porque soy nazareo de Dios desde el vientre de mi madre. Si fuere rapado, mi fuerza se apartará de mí, y me debilitaré y seré como todos los hombres."

En ese momento se produce la caída de Sansón. Tanto le importuna la mujer, tanto se ha dejado seducir por esta mujer astuta, que finalmente la da a conocer el secreto de su fuerza, que era un secreto entre él y Dios. Descubrió todo su corazón delante de una mujer incircuncisa, y entonces él se quedó dormido en las rodillas de ella, y ella le cortó su cabello. Se le fue la fuerza, vinieron los enemigos, lo capturaron y tuvieron a Sansón dando vueltas en un molino como un animal de carga, en forma vergonzosa.

Sansón es, tal vez, el personaje de la Biblia que mejor ilustra lo que es el amor pasional. El amor a primera vista, o enamoramiento. Lo que es un sentimiento fugaz, que no tiene ninguna estabilidad.

Sansón era un hombre dotado, capaz, lleno de poder, lleno de recursos espirituales. Pero él los ofreció a cambio de una pasión con tres mujeres.

El final de Sansón es triste. ¿Cuál fue su gran problema? El era un hombre sensual, un hombre apasionado, que vivía por los deseos, impulsos y apetitos del alma.

Tengamos en cuenta su ejemplo, porque nos va a servir más adelante.

Amnón y Tamar: "Cómo el "amor" se convierte en odio"

Avancemos ahora un poco más en la Escritura. 2 de Samuel cap. 13.

Vamos a ver la historia de dos hijos del rey David. Como ustedes saben, los reyes en Israel tenían muchas esposas, y estos dos jóvenes: Amón –el varón– y Tamar –su hermana– eran hijos de David, pero de distintas mamás, de modo que eran medio hermanos.

Tamar era una muchacha hermosa. Dice en el verso 2: "Y estaba Amnón angustiado hasta enfermarse por Tamar su hermana, pues por ser ella virgen, le parecía a Amnón que sería difícil hacerle cosa alguna." Amnón se enamoró de su hermana con tanta fuerza, con un fuego tan avasallador, que estaba angustiado hasta enfermarse por ella.

¿Qué tipo de amor era éste? En la última frase de este versículo se nos revela qué clase de amor era: "Por ser ella virgen, le parecía a Amnón que sería difícil hacerle cosa alguna." Su intención no era amarla de verdad, sino "hacerle algo". Nosotros sabemos a qué se refiere eso.

Amnón estaba enfermo de amor. Luego, un amigo de él, cuando lo vio tan triste, le dijo: "Mira, yo te tengo la solución. Haz lo siguiente: declárate enfermo. El rey, tu padre, te vendrá a ver, y tú le dirás que deseas que tu hermana Tamar te venga a ver y te prepare algo para comer."

Tratándose de que eran hermanos, iba a ser todo muy normal. El plan se cumplió a la perfección. El rey vino a verlo. Amnón le hizo la petición. Éste mandó a Tamar para que viniera a prepararle algo para comer – un plato favorito de él, y en un momento, cuando ella le llevaba en la sartén lo que le había preparado, él no quiso comer. "Y dijo Amnón: Echad fuera de aquí a todos. Y todos salieron de allí. ¿Quiénes eran esos "todos"? Los servidores. Recordemos que él era un príncipe. Entonces Amnón dijo a Tamar: "Trae la comida a la alcoba para que yo coma de tu mano. Y tomando Tamar las hojuelas que había preparado, las llevó a su hermano Amnón a la alcoba. Y cuando ella se las puso delante para que comiese, asió de ella (la tomó), y le dijo: Ven, hermana mía, acuéstate conmigo. (La intención era evidente). Ella entonces le respondió: No, hermano mío, no me hagas violencia; porque no se debe hacer así en Israel. No hagas tal vileza. Porque ¿adónde iría yo con mi deshonra? Y aun tú serías estimado como uno de los perversos en Israel. Te ruego, pues, ahora, que hables al rey, que él no me negará a ti. (Ella le sugiere que la pida al rey, pero, se entiende, como esposa. En esos tiempos, existían matrimonios con cierto parentesco, de modo que podía él llegar a tenerla como esposa si la pretendía). Mas él no la quiso oír (¿por qué? Porque no la quería como esposa, no la amaba de verdad), sino que pudiendo más que ella, la forzó, y se acostó con ella.

Luego la aborreció Amnón con tan gran aborrecimiento, que el odio con que la aborreció fue mayor que el amor con que la había amado. Y le dijo Amnón: Levántate, y vete. (¡Qué palabras duras!) Y ella le respondió: No hay razón; mayor mal es este de arrojarme, que el que me has hecho. Mas él no la quiso oír, sino que llamando a su criado que le servía, le dijo: Échame a ésta fuera de aquí (Era su hermana, pero usa la palabra "ésta", que suele usarse para indicar a una mujer de baja condición), y cierra tras ella la puerta. Y llevaba ella un vestido de diversos colores, traje que vestían las hijas vírgenes de los reyes (era una princesa). Su criado, pues, la echó fuera, y cerró la puerta tras ella. Entonces Tamar tomó ceniza (que era la forma en que los judíos expresaban un gran dolor) y la esparció sobre su cabeza, y rasgó la ropa de colores de que estaba vestida, y puesta su mano sobre su cabeza, se fue gritando.

"Y le dijo su hermano Absalón (éste era hermano de padre y madre): ¿Ha estado contigo tu hermano Amnón? Pues calla ahora, hermana mía; tu hermano es; no se angustie tu corazón por esto (él habla así porque trata de consolarla, aunque estaba airado con Amnón). Y se quedó Tamar desconsolada en casa de Absalón su hermano. Y luego que el rey David oyó todo esto, se enojó mucho. Mas Absalón no habló con Amnón ni malo ni bueno; aunque Absalón aborrecía a Amnón, porque había forzado a Tamar su hermana."

Ustedes saben lo que pasó luego. Desde ese día, Absalón empezó a tramar la muerte de su hermano Amnón, y finalmente lo hizo matar. Y el rey no sólo tuvo una hija deshonrada, y un hijo vil, sino que tuvo un hijo muerto, y a otro hijo fugitivo de la justicia.

¿Cómo fue provocado todo esto? ¿Por el amor? ¿Fue eso amor? No, eso fue una pasión. Este es el "amor alternativo" que ofrece la carne, y el mundo hoy en día. Este es el amor que está en boca de todos. Que aparece hoy y desaparece mañana. Que envuelve el corazón del hombre como una red hasta hacerlo enfermarse.

Y pensar que ese es el amor que, cuando una persona lo siente, piensa que es el amor de su vida, y que después de esta persona (que lo inspira) no habrá ninguna otra, no puede haberla, en todo el universo. Sin embargo, muchas veces, después de conseguido el objetivo, que es saciar los apetitos, se transforma en el odio más profundo, en el rechazo más absoluto.

Aunque tú no hubieras leído nunca antes esta historia, ¿no esto lo que suele verse todos los días? La Biblia no es un libro anticuado. Está muy vigente.

El amor verdadero.

Ahora, permítenos mostrarte un poco el otro lado. Asomémonos un poco al amor genuino.

 

Confiando en la elección de Dios

Vamos a ir a Génesis 24. Este es, tal vez, uno de los capítulos más preciosos de toda la Biblia. Iremos resumiendo y leyendo algunos versículos.

Isaac es el hijo único de su padre Abraham. Es el heredero de todos los bienes. Es un muchacho dichoso y bienaventurado. Lo tiene todo sin haber hecho nada. Hijo único. Su padre ve que es el tiempo de que su hijo de case. Entonces, envía por el más importante de sus criados, el administrador de todos sus bienes, y le dice: "Mira, yo no quiero que mi hijo se case con una mujer de nuestro vecindario, porque esta gente es impía e idólatra. Yo quiero que vayas a la casa de donde yo salí, allá lejos, cientos de kilómetros; toma regalos, camellos, y alimento para muchos días. Búscate acompañantes, haz una caravana, y anda, trae una mujer para mi hijo. Y el criado fue.

Iba temblando en su corazón por la tremenda responsabilidad. Él no podía fallarle ni a su amo mayor, ni a su amo pequeño: el joven Isaac. Él iba orando. Seguramente no dormía bien en esas noches a la intemperie, pidiendo a Dios que lo dirigiera. Y cuando iba llegando al lugar, ora así: "Señor, por amor a tu siervo Abraham, permite que cuando yo llegue a ese lugar, me encuentre así como por azar con la mujer que tú has destinado como esposa para mi amo pequeño."

Vers. 15: "Y aconteció que antes que él acabase de hablar (de hacer esta petición a Dios), he aquí Rebeca, que había nacido a Betuel, hijo de Milca mujer de Nacor hermano de Abraham, la cual salía con su cántaro sobre su hombro. Y la doncella era de aspecto muy hermoso, virgen, a la que varón no había conocido; la cual descendió a la fuente, y llenó su cántaro, y se volvía."

El criado, al orar a Dios, había puesto también una señal. Él había dicho: "A la primera joven que yo encuentre, a la cual yo le pida de beber, y que no solamente me dé de beber a mí, sino también a los animales, que ésa sea." Entonces comienza a hacer la prueba. Le pide de beber. Y la muchacha, que no sólo era hermosa, sino que era también diligente, le da de beber a él, y también a los camellos. ¡Algo insólito! Una joven bien criada. Una joven rica le da de beber a los camellos. Eso no es algo normal. ¡Esa era la respuesta a una petición del criado! Luego él le pide que se identifique. ¡Era pariente de su amo Abraham!

Cuando él vio lo que estaba ocurriendo, dice (v. 26) que "el hombre entonces se inclinó, y adoró a Jehová." No pudo resistirlo. Estaba tan emocionado por lo que estaba viendo, que se inclina, cae en tierra y adora a Dios, porque Él había respondido su oración.

Entonces ella lo lleva a la casa, y él informa a la familia cuál es el motivo de su viaje. Entonces ellos, al conocer todas las cosas, le dicen al criado: "De Jehová ha salido esto; no podemos hablarte malo ni bueno. He aquí Rebeca delante de ti; tómala y vete, y sea mujer del hijo de tu Señor, como lo ha dicho Jehová."

Cuando el criado de Abraham oyó sus palabras, se inclinó en tierra ante Jehová. Y sacó el criado alhajas de plata y alhajas de oro, y vestidos, y dio a Rebeca; también dio cosas preciosas a su hermano y a su madre. Y comieron y bebieron él y los varones que venían con él, y durmieron; y levantándose de mañana, dijo: Enviadme a mi Señor." Ya había cumplido su misión. Ahora se llevaba una esposa para su amo.

Entonces, el hermano y la madre de ella respondieron: "Espere la doncella con nosotros al menos diez días, y después irá." (No te la lleves de inmediato, queremos disfrutarla todavía un poco) . Entonces él les dijo: "Por favor no me detengan, yo quiero irme inmediatamente donde mi Señor". Entonces ellos respondieron: "Nosotros decimos que sí, tú dices que no. Zanjemos este asunto de la siguiente manera: llamémosla a ella, que ella decida. Si quiere irse contigo de inmediato, se van, sin no, se queda ella con nosotros diez días."

"Y llamaron a Rebeca, y le dijeron: ¿Irás tú con este varón? Y ella respondió: Sí, iré." (v.58).

El camino era de varios días. Seguramente el criado le iba contando a Rebeca cómo era su amo joven, y con cada cosa que él le decía, ella se iba enamorando más y más. Después de varios días, dice el versículo 62: "Y venía Isaac del pozo del Viviente-que-me-ve; porque él habitaba en el Neguev. Y había salido Isaac a meditar al campo, a la hora de la tarde (Era un varón tranquilo: había salido a meditar. Su corazón estaba expectante. Su esposa aparecería en cualquier momento. ¡Cómo oraría él pidiéndole a Dios que el criado no se equivocara!); y alzando sus ojos miró, y he aquí los camellos que venían.

Rebeca también alzó sus ojos, y vio a Isaac, y descendió del camello; porque había preguntado al criado: ¿Quién es este varón que viene por el campo hacia nosotros? Y el criado había respondido: Este es mi Señor. (¡este es mi Señor!) Ella entonces tomó el velo, y se cubrió. Entonces el criado contó a Isaac todo lo que había hecho. Y la trajo Isaac a la tienda de su madre Sara, y tomó a Rebeca por mujer, y la amó; y se consoló Isaac después de la muerte de su madre."

Notemos aquí algunos detalles importantes, que muestran un contraste con lo que ocurrió con Sansón. Dice la Escritura que Isaac estaba meditando en la tarde – había orado intensamente. El no conocía a su mujer. Otro la eligió por él. Él había confiado en que Dios escogería la mujer apropiada para él. Y luego, cuando se casaron, dice que "la amó". Así de simple. La amó.

Luego, al conocer el resto de la historia de Isaac, vemos que fue un matrimonio dichoso. Ellos tuvieron dos hijos, y nada perturbó la vida de ese matrimonio. En cambio cuando vemos a Sansón, ¿qué es lo que encontramos allí? Que él se enamora una y otra vez. "Se enamora". En cambio, Isaac, sin conocerla, y sólo confiando en Dios, "la amó".

Trasladémonos a nuestra realidad.Tal vez tú tengas la siguiente observación: "¡Ah, pero esos eran otros tiempos! Hoy no corresponde hacer así. Sería anticuado, ridículo que el padre de un joven le buscara esposa a su hijo; y más encima usara a una tercera persona para escogerla." Es cierto. Hoy no se estila así.

Pero ¿cuál es el principio que tenemos que sacar de esto? El principio es este: En realidad, la mujer de Isaac no la escogió el criado, ni Abraham ni Isaac. Estas tres personas que aparecen involucradas en el caso no tuvieron nada que ver, excepto comprobar la elección que Dios había hecho. ¡Dios la escogió!

Sansón nos demuestra que cuando entra una mujer por los ojos de un hombre y lo cautiva y se enamora con ese apasionamiento que en Amnón era una enfermedad, entonces su desenlace es trágico, porque Dios no está involucrado en eso. Allí no se tomó en cuenta a Dios.

La gran diferencia radica, pues, en si Dios está o no involucrado. Si la esposa (o el esposo) fue escogido por Dios, o si es sólo del agrado de los "los ojos" del que "se enamora".

Pero avancemos un poco más y veamos otro caso.

La dulce espera del amor

 

Génesis 29:20: "Así sirvió Jacob por Raquel siete años; y le parecieron como pocos días, porque la amaba".

Aquí el padre de la novia pone la siguiente condición: era necesario comprarla, así que él la compra con siete años de trabajo. Imaginémonos lo que son siete años. En siete años un joven estudiante de Medicina alcanza a completar toda su carrera. En siete años un muchacho se convierte en joven y un joven en adulto. Sin embargo, a Jacob "le parecieron como pocos días, porque la amaba".

¿Qué podemos sacar como conclusión de aquí? Tú sabes, los tiempos cambian, las costumbres cambian, pero los principios de Dios permanecen. ¿Cuál es el principio aquí? Que el amor genuino no varía, permanece, y que puede esperar. De tal manera que no hay tal cosa como un amor genuino y puro, que sea al mismo tiempo tan apasionado, tan avasallador que obligue a dos jóvenes a casarse ahora ya. No existe eso.

El amor genuino, el amor de Dios puede esperar todo el tiempo. Como es genuino no tiene el problema que tiene el oropel, que se corrompe y se oxida. El amor genuino es como el oro. No importa que esté al viento, y sujeto a todos cambios de temperatura, y a todas las circunstancias. Permanece igual. Ese es el principio.

Veamos un poco más acerca de este amor. Efesios 5:25: "Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella."

De todas las cosas grandes que se dicen en este versículo, vamos a rescatar una frase, la que dice "y se entregó a sí mismo por ella." El amor genuino no tiene todas las flechas y todas las direcciones enfocadas hacia el "yo", sino que todo apunta hacia el "tú". De tal manera que el amor posesivo, el amor sensualista que busca deleite, y que busca el ensalzamiento del ego, ese no es amor.

¡Pero hasta aquí no hemos dicho nada aún acerca del verdadero amor!

El origen y la naturaleza del verdadero amor

Por favor, vayamos a 1ª Corintios 13:4-7. "El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta."

El amor verdadero no reside en el alma, sino en el espíritu. Si no estás familiarizados con los términos "alma" y "espíritu", vamos a explicar un poco. El alma es el lugar –intangible por supuesto– donde reside nuestra personalidad, donde está nuestra voluntad, nuestra inteligencia, y nuestros sentimientos y afectos. Estas son las tres grandes facultades del alma. Eso corresponde al yo, a mi manera de ser, a mi persona en particular. La gente que no conoce a Dios tiene dos partes en su ser que están funcionando: el alma y el cuerpo. Pero cuando una persona nace de nuevo, entonces revive su espíritu, que es donde viene a habitar el Espíritu de Dios.

Todas las personas del mundo, no importa si son hijos de Dios o no, tienen en su alma la facultad de amar, de odiar, de enojarse, de entristecerse, de tener sentimientos, emociones, y de tener una capacidad de decidir. El amor "pasional", este amor de Sansón, este amor de Amnón, es un amor que reside en esa parte: el alma.

En cambio, el amor espiritual, el amor de Isaac, o Rebeca, y el amor de Jacob, el amor de Cristo por la iglesia, el amor del que se habla aquí en 1ª Corintios 13 no procede del alma. No es un simple sentimiento; no es la simple emoción de sentirse agradado al lado de la persona a quien se ama. Es también una emoción, es también un sentimiento del espíritu, del ser interior que uno tiene adentro luego que uno ha conocido al Señor.

De manera que, aunque esto resulte fuerte, tenemos que decirlo: el verdadero amor no reposa en quien que no ha conocido a Dios. Simplemente, no lo conoce. Conoce un remedo, una imitación, una caricatura, una sombra. Algo que "parece", pero que no es.

¿Y sabes qué es lo que sostiene –en muchas parejas– el llamado amor que se tienen? Muchas veces es simplemente una confraternidad, una mutualidad, porque ambos se necesitan el uno al otro, porque les conviene estar juntos. Ambos sacan provecho el uno del otro. Pero ellos no conocen el verdadero amor.

Nosotros, como hijos de Dios tenemos por lo tanto, la opción de amar de verdad. El mundo no tiene opción. Ellos aman con el único amor que conocen, el sentimiento y la pasión del alma. Pero nosotros tenemos dos opciones: tenemos el amor del alma, que podemos sentir igual que ellos; y tenemos el amor como un fruto del espíritu que reposa en nuestro corazón, y que es de Dios.

El mundo exacerba esta clase de amor pasional, que se origina, no de adentro, del espíritu, sino que parte por los sentidos, por lo que tocas, por lo que hueles, por lo que oyes. La música lo exacerba, las caricias lo exacerban, la mirada lo exacerba. Y también la belleza exterior, que es el ropaje que lleva una persona.

El mundo no conoce las cosas de las que estamos hablando aquí. Pero desde hoy tú no sólo las tienes, sino que también las conoces. Tú tienen desde ahora una tremenda ventaja. Porque cuando comience a aflorar esa cosquillita allí después de mirar a un(a) joven atractivo (a), y después, cuando se le va el sueño en la noche pensando en él (o en ella), y sientas el deseo de estar juntos, como que estalla en el corazón una emoción profunda al estar a su lado, y todo lo que nosotros sabemos: el sudor de las manos, el temblor de las piernas.

Todo esto, amado joven, puedes sentirlo hoy, y desaparecer mañana. Y cuántas veces te ha pasado –nos ha pasado– que lo que hoy nos parece el amor más puro, más perfecto, al poco tiempo, no queda absolutamente nada de eso, o bien queda, en su lugar, un odio profundo, o una terrible decepción causada por el daño o por la traición del otro.

El amor de Amnón se transformó en un odio más grande que el amor que tenía antes. Y así suele ser. De tal manera, que hay una gran diferencia entre la pasión, que procede del alma, y el amor verdadero, que es espiritual.

La muerte que da paso a la vida

Algunos de nosotros, los cristianos que llevamos algún tiempo caminando, nos enamoramos, y nos casamos sin saber estas cosas. ¿Y sabes, hermano? Mira, te vamos a contar.

Llegó un momento en nuestra vida en que se produjo el necesario "traslado" de los afectos. El cambio de un ámbito al otro. Y no fue sin dolor. Llegó un momento en que ese amor del alma que sentíamos hacia nuestra esposa desapareció. Con los primeros problemas, con las dificultades, desapareció. Y hubiésemos terminado definitivamente separados, como muchas parejas en el mundo, porque ese amor desaparece. Es sólo un entusiasmo, una pasión que se sacia al poco tiempo, porque está muy dependiente también del sexo y la parte física.

Y después viene la rutina y todas las cosas propias de una pareja única. Entonces, en ese momento fue necesario que se produjera el cambio. Y desapareció el amor del alma. Pero en la aflicción y la angustia de ver la desaparición de un sentimiento tan amado y tan idealizado, el Señor, en su gracia, puso ese amor profundo, ese amor del espíritu. Ese amor que no cambia, y que no depende de los atractivos de la otra persona, ni de los méritos de la otra persona, sino depende de Dios que lo da. Es un amor que lo envuelve todo y que es capaz de amar aunque uno no sea amado. Y que es capaz de sobrellevar toda diferencia, y de perdonar todo lo que sea necesario perdonar. Creo que eso nos ha pasado a muchos de nosotros, de los que somos más viejos.

Pero tenemos la esperanza de que en nuestros amados hermanos jóvenes no sea necesario. Y que desde el comienzo, el amor que una su corazón con el de la persona a la cual Dios escogió, sea este amor profundo que no conoce mengua ni sombra alguna. Que así sea. Vamos a poner nuestra confianza en eso.

¿Cómo invertir bien mi tiempo libre?

¿Cómo invertir bien mi tiempo libre?

Bueno, algunas cosas que responde a esta pregunta ya se han dicho en las preguntas anteriores. Pero agregaremos algo más.

Está claro que durante el tiempo libre es preciso descansar.

 Descansar de los deberes escolares, que es el principal trabajo del joven. Sin embargo, descansar no es sinónimo de "no hacer nada". Muchos intelectuales han dicho que la mejor forma de hacer descansar la mente es realizando alguna actividad práctica, tal vez algún trabajo manual. O bien, realizar algún ‘hobbie’, es decir, alguna actividad agradable en que tú puedas hacer descansar tu mente, pero sin caer en la ociosidad. Muchas variedades de ‘hobbies’ hay en que tú puedes entretenerte, pero ¿cuáles de ellas escoger, que te traigan alguna ganancia o provecho en el Señor?

Aprender a tocar un instrumento musical puede ser una hermosa actividad recreativa. Hay diversidad de instrumentos, y en la iglesia hay hermanos que con la mejor voluntad podrían enseñarte.

 

 

Hay también pequeños trabajos artesanales

 que los jóvenes pueden hacer, y que les pueden proveer de algunos ingresos.

En la iglesia hay algunos servicios que los jóvenes pueden realizar, y que les pueden acarrear muchas satisfacción; la primera satisfacción, por supuesto, será saber que están sirviendo al Señor, y también el saber que están bendiciendo, o ayudando a otros hermanos.

Es conveniente buscar la compañía de los jóvenes de la iglesia, y compartir con ellos, sanamente, los ratos libres. En ellos habrá lugar para entretenerse, jugar, y también buscar compañerismo cristiano. En este compañerismo se hallará consuelo y edificación cuando sea necesario. Cristo podrá ser tocado en cada joven que ama al Señor.

Sin embargo, es preciso ver que en todo hemos de conducirnos como es digno del Señor. Que la motivación de nuestros encuentros sea el más sano, el más loable, que no haya ninguna mancha en nuestros ágapes, que nadie profane el lugar santo en el que Dios nos ha puesto. Que así sea para su gloria, amén.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres